viernes, 5 de febrero de 2010

Perdóname cariño, es febrero.

Me da miedo que te canses. Mi inestabilidad emocional es directamente proporcional a las ganas que tengo de ser un poco más libre (si cabe, si es posible serlo de verdad) por eso acabo perturbada cuando algo se interpone entre mi capacidad cognitiva y tú,, .
Dices que eso es imposible pero yo vivo en guerra constante contra algunas regiones de mi cerebro y a veces siento como si se me hubierra borrado, extrirpadas súbitamente, absorvidas por la nada, una nada que sí pesa y tiene color. Otras veces pienso que si no se me hubieran borrado ahora sabría distinguir esa nada de todo lo demás y la ira no sería tan arrogante de mirarme coqueta, sin embargo cada día soy más esa diva de los cincuenta de pestañas altas de la que dije que tendría que parecerme para sentirme sobre la situación y no debajo; no llevo tacones porque eres de nuevo tú el culpable de mi delito y no creo que nunca me vayan me a hacer falta.

4 comentarios:

loco enamorado dijo...

No tengo nada que perdonarte y lo sabes, a mi también me afecta febrero, pero intento que no se note

Te quiero(L)

Desde huelva, provincia de Aroche

bohème dijo...

dios, me encanta!

Dara Scully dijo...

Espero que al menos no haya muchas bajas en esa guerra de neuronas.



(un mimo
de oso polar)

Hollie A. Deschanel dijo...

Febrero tiene muchas cosas bonitas, y también locuras.

¡Beso!