domingo, 10 de abril de 2011

Un abrazo incorpóreo.

Give me a whisper and give me a sing give me a kiss before you tell me goodbye...
Parece increíble que siendo el mundo inmensamente pequeño seamos capaces de encontrarnos con las personas que, bajo una escala social, consideraríamos especiales, diferentes, entrañables, que te hacen sentir bien, que te proporcionan una extraña seguridad anclada en una complicidad de la que no se reconoce su origen. Son personas con un halo de magia, que tienen la habilidad de sorprendernos con sus trucos, que nos motivan en nuestras vidas rutinarias y le proporcionan color. Sin ese tipo de personas el mundo, aparte de tremendamente aburrido, quedaría incompleto, pues dejaríamos todo a cargo del más puro raciocinio y nuestras mentes no lograrían descansar de las obligaciones del día a día. Seríamos algo inhumanos, robóticos y marcianos. No seríamos del todo personas.



3 comentarios:

Gummibärchen dijo...

Me agrada mucho que pienses así. Muchas gracias por este estupendo regalo; ya sabes que el verdadero regalo para mí ha sido dejarme conocerte. Hay que vivir sintiéndose a flor de piel, porque así es como verdaderamente las cosas merecen la pena. ¿Qué vas a recordar teniendo un plan perfecto que se cumple sin cesar? Mejor ser imperfecto y especial, pero muy feliz.
Un beso grande.

Rochitas dijo...

será tema de vibraciones, o de un mero REencuentro...

Miss Douceur dijo...

Es como un hormigueo que te dice, que esa persona no es común, que lleva algo de ti dentro, y una extraña compenetración instantanea, sin ningun motivo previo aparece, y entonces te hace estar segura, segura del todo :)